• alt text

Autor: Autor: Javier Romay

Fecha: Dic 02, 2014

GLADIADORES  ESPECTACULOS  

GLADIADORES: MITO VS REALIDAD

Todos hemos oído hablar alguna vez sobre estos luchadores de la antigüedad, nos han dicho que antes del espectáculo estos hombres, saludaban diciendo “Ave, César, los que van a morir te saludan”, está popularmente asentado que los combates eran a muerte, y que su vida, o muerte, dependía del pulgar hacia arriba o hacia abajo del patrocinador del evento. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿Dónde empieza el mito y acaba la realidad?.

Para entender la gladiatura y conocer su procedencia y simbolismo, debemos explicar su origen y remontarnos a períodos anteriores a la época romana, y es que ya desde muy atrás, en multitud de pueblos que no voy a citar aquí, existía una tradición funeraria que consistía en luchar para el muerto, hacer una ofrenda de sangre. El motivo de esta peculiar ofrenda, se basa en la creencia de que este líquido facilitaba el traspaso del alma del difunto al otro mundo, impidiendo así, que se quedase en el terrenal, atormentando a los vivos.

Los romanos, parece ser que tomaron esta costumbre de sus vecinos (y enemigos durante muchos años) los etruscos, pues se han encontrado relieves en vasijas etruscas representando el funeral de Patroclo, en el cual Aquiles ofreció en sacrificio a 12 prisioneros, y celebró una lucha entre Diómedes y Ayax. En ambas escenas se ve derramamiento de sangre como parte del rito funerario, y la presencia en segundo plano de Charum (El demonio que representaba la muerte en la cultura etrusca), y que es un precedente del Caronte romano (o Caronte una adaptación romana del Charum, dicho de otra manera).

Podemos afirmar por lo tanto, que la lucha gladatoria, procede de un rito funerario, lo cual le otorga un grado de seriedad y asentamiento en la sociedad de la época. De hecho, los primeros gladiadores, eran conocidos como bustuari, que no eran si no espadas de alquiler para estos rituales.

Poco a poco, este ritual, se fue convirtiendo en un espectáculo de masas, sin perder nunca su connotación religiosa (aunque dejándola cada vez mas de lado), y esto se constata en que muchos personajes importantes de la antigua Roma, incluidos entre ellos el mismísimo Cayo Julio César, ofrecían combates de gladiadores en memoria y homenaje a sus familiares difuntos.

Puestos en materia, os presentaré 4 mitos , y explicaré a través de ellos cómo era la realidad de los gladiadores.

  1. ¿Eran los gladiadores prisioneros de guerra?

    Durante las etapas iniciales de este espectáculo, y debido a la política de expansión territorial de Roma, la cantidad de prisioneros de guerra era abundante y constante, por lo cual había una cantidad importante de gladiadores prisioneros, pero no solo prisioneros de guerra y criminales condenados ad ludus (condenados a 5 años en un ludus, 3 como gladiador y 2 como entrenador) o ad gladium (condenados a morir por la espada), pero también existían, y no en poco número, los auctorati, o gladiadores voluntarios.

    Los auctorati durante algunos períodos llegaron a ser mas de la mitad del total de gladiadores, y siempre fueron una cifra a tener en cuenta (vamos, que no es que fuesen casos anecdóticos, si no que eran una buena fuente de material humano). Esto es porque los gladiadores eran muy bien tratados, tenían 3 comidas al día (y buenas, incluso disfrutando de carne, cosa que algunos ciudadanos libres apenas probaban en sus dietas), tratamiento médico personalizado y especializado, lecho y techo donde vivir, servicios de masajes... y sumado a todo esto, ganaban dinero por sus victorias y fama.

  2. ¿Saludaba los gladiadores con la frase “los que van a morir te saludan”?

    En realidad no, nunca se hizo tal saludo, o no tenemos constancias de ello. Si que hay referencia de que se pronunciase esa frase, pero fue en una naumachia (representación de una batalla naval donde acababa muerto todo el mundo, pues solían ser condenados ad gladio los que participaban de estas ).

  3. ¿Eran los combates a muerte?

    Hubo casos puntuales de caprichos de emperadores que fueron auténticas masacres, y combates puntuales, que si eran duelos a muerte pero, en general, podemos afirmar sin miedo que los combates gladiatorios NO eran a muerte.

    ¿Por qué? Pues por algo muy sencillo, los gladiadores eran una inversión muy grande, con un mantenimiento bastante costoso, y una fuente de ingresos constante y apetecible. Se les trataba bastante bien (ya os puse sus condiciones de vida un poco mas arriba), y se les alimentaba y entrena